Tres motivos para rechazar los huevos del nº 3

  • Écrit par F. Sternbald y Cristina Hernáiz - vivalebio.com
  • Published in Zona Bio
Share in Menéame
Share in Tuenti
Digg it!
Share in Facebook
Tweet it!

Cartel de la campaña No más excusas de Compassion in World FarmingLlegó el 2012 y, con él, la entrada en vigor de la esperadísima prohibición en la UE de una de las prácticas más crueles de nuestra industria agroalimentaria: la cría de gallinas en jaulas en ´´batería`` , que afecta a los huevos etiquetados con el  número 3 (ver cuadro a pie de página).

La noticia sería buena para millones de consumidores y de gallinas si no fuese por un pequeño detalle: España, el país que cuenta con el mayor parque de pollos de toda la Unión Europea, se encuentra entre los 12 que aún no se han adaptado a la nueva legislación.

Según varias organizaciones de bienestar animal europeas, como la alemana Albert Schweitzer Stiftung o la inglesa Compassion in World Farming, muchos fabricantes de huevos españoles (llamémosles ´´fabricantes`` porque el término ´´campesinos`` o ´´granjeros`` no encaja con la actividad industrial que desarrollan) continúan sin adecuar sus instalaciones a la nueva normativa comunitaria (que obliga a cambiar las jaulas en batería por jaulas ´´enriquecidas`` o ´´en colonia``). Y eso que han tenido más de 12 años para hacerlo.

Además, añaden, estas modernas jaulas que incorpora la nueva normativa son tan similares a las anteriores que seguirán comprometiendo seriamente el bienestar de las gallinas ponedoras. 

Las asociaciones de consumo y de protección animal europeas hacen un llamamiento a los/as consumidores/as para que rechacemos los huevos cuya etiqueta (el código que llevan impreso en la cáscara y en el cartón, como puedes ver en la parte inferior del artículo) comience por el nº3  y nº2  y exijamos a nuestros tenderos y establecimientos de  confianza que tengan siempre a nuestra disposición huevos camperos (nº1) o ecológicos (nº0).

Aquí te dejamos 3 importantes razones por las que te interesará decir NO a los huevos del nº3.

1) Por tu derecho a una alimentación sana, buena y de calidad.

Huevos ecológicos de Zigako Etxezuria. Foto: Zigako Etxezuria. Tanto por la variedad de nutrientes que contiene como por su elevado grado de utilización por nuestro organismo, el huevo es uno de los alimentos más completos y uno de los más comunes en nuestra dieta. 

Foto: Huevos ecológicos de la casa rural Zigako Etxezuria, en Ziga - Baztan
(Nafarroa / Navarra).

 Aunque existen muchas alternativas dietéticas para conseguir proteínas sin recurrir a los productos animales (como cereales, legumbres, arroz, frutos secos, además de la soja, el tofu o la quinoa, extremadamente ricos en proteínas), hoy por hoy en España se consumen una media de 205 huevos por persona al año, incluyendo los huevos enteros y los subproductos, lo que indica que sigue siendo un pilar fundamental de nuestra alimentación (MAPA, 2005).

Pero la calidad y la frescura de los huevos, así como su aporte proteico y su sabor, varían notablemente cuando proceden de la agricultura intensiva o de la agricultura ecológica.

 . APORTE PROTEICO:

El huevo es un alimento muy nutritivo, debido, principalmente, a su elevado contenido en proteínas de alto valor biológico. En las gallinas ponedoras, el resultado final de la composición proteica del huevo va a depender, en primer lugar, de la proteína que ingiere en la dieta y de la calidad de la misma, sobre todo de la composición en aminoácidos de la proteína ingerida. Por ello, la calidad de la proteína contenida en el huevo dependerá directamente de la calidad del alimento que ingiere la gallina ponedora en su ración diaria (*1). 

Gallinas en libertad y alimentándose de grano en granja ecológica. Foto: Comisión Europea de Agricultura EcológicaEn la ganadería intensiva, la alimentación de las gallinas se compone, entre otras muchas posibilidades y combinaciones, de soja transgénica, restos de cereales, harina de pescado  y otros ingredientes procedentes del destrío.

Por contra, en la ganadería ecológica, está rotundamente prohibido el uso de productos o subproductos animales, se respetan los ciclos naturales y se alimenta a las aves con hierbas, semillas y  grano ecológico de alta calidad.

Foto: Gallinas comiendo grano en una granja ecológica. @Comisión Europea de Agricultura Ecológica.

El resultado es que los huevos ecológicos son más saludables y aportan un mayor y mejor contenido proteico, como apunta, entre otros muchos,  el informe "VALORACIÓN DE LA CALIDAD DEL HUEVO DE GRANJA ECOLÓGICA E INTENSIVA”, de M. D. Raigón, M.D. García Martínez, P. Esteve (Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola. Universidad Politécnica de Valencia) . "El contenido en proteína de los huevos ecológicos es superior al que contienen los huevos intensivos (…) el aprovechamiento proteico de la gallina ecológica es mejor "..

. CALIDAD Y FRESCURA:

También, según el mismo informe ( uno de los más completos realizados en nuestro país en esta materia),  "en los huevos procedentes del sistema ecológico se obtienen niveles de calidad superiores a los intensivos``, especialmente en cuanto a frescura, duración, y calidad de albumen. ´´Los huevos de ganadería intensiva tienen mayor permeabilidad en la cáscara y una peor formación, dado que su cámara de aire es mayor, además de un menor porcentaje de albumen denso - por lo que mantienen su frescura durante menos tiempo``.

En la misma línea discurren las conclusiones de Raigón y Col, 2002: ´´Los alimentos producidos en estas explotaciones agrarias son lógicamente más saludables. Sus vegetales contienen menos cantidad de agua y más materia seca, por lo que son de mejor calidad y se conservan durante más tiempo``.

. ADIOS A LOS COLORANTES:

Foto: Estudio ´´VALORACIÓN DE LA CALIDAD DEL HUEVO DE GRANJA ECOLÓGICA E INTENSIVA``, de M. D. Raigón, M.D. García Martínez, P. Esteve (Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola. Universidad Politécnica de Valencia) .Que no te engañen las apariencias. Los fabricantes de huevos en serie saben a ciencia cierta que ´´el color de la yema de los huevos determina la calidad de la misma más que cualquier otro parámetro`` (*3) y que los gustos de los consumidores tienden a la busca de colores altos en la escala Roche, cercanos a los 13-14 puntos. Es por ello que, curiosamente, encontrarás un color mucho más anaranjado en la yema de los huevos de producción intensiva que en los ecológicos… Un color que no responde, como se supondría, a una saludable alimentación de las aves a base de maíz de alta calidad, sino a la inclusión en los piensos de colorantes, a menudo artificiales, altamente nocivos para nuestra salud. ´´La inclusión de colorantes en los piensos de las gallinas de avicultura intensiva puede ser,sin duda alguna, la causa del mayor índice de color de las yemas de los huevos intensivos`` (*2).

. NO A LOS FÁRMACOS:

Los huevos de granjas intensivas llegan abarrotados de antibióticosComo establece la Normativa Europea de Agricultura y Ganadería Ecológica, los animales criados en granjas ecológicas no pueden ser tratados o inyectados con hormonas de crecimiento, antibióticos u otros medicamentos destinados a engrosarlos artificialmente o a “tapar” las enfermedades e infecciones provocadas por la paupérrima alimentación y las condiciones de hacinamiento e insalubridad de las granjas intensivas.

Las consecuencias tanto para la salud de los animales como para la de los consumidores son notables. Entre otras, recientemente los higienistas de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) demostraron que las gallinas y huevos de granjas ecológicas no contienen mayor cantidad de bacterias que las procedentes de granjas convencionales, como la industria intensiva pretendía hacernos creer, sino que, por el contrario, las bacterias detectadas en la cría ecológica muestran mucha menor resistencia a los antibióticos, lo que implica un verdadero beneficio para la salud del consumidor (*4).

. EL SABOR:

Según diversos estudios (como Roderick y col, 1999), el sabor de los huevos ecológicos es mejor, menos estándar que los industrializados. Los consumidores perciben los huevos de gallinas criadas en libertad como de más alta calidad, mejor sabor, más auténticos y más naturales que los huevos procedentes de gallinas en jaulas.

Fuentes:

 *1: Jaramillo, 2003. / *2: Estudio VALORACIÓN DE LA CALIDAD DEL HUEVO DE GRANJA ECOLÓGICA E INTENSIVA, de M. D. Raigón, M.D. García Martínez, P. Esteve . Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola. Universidad Politécnica de Valencia), /  *3: Kacprzak, "La Influencia del color amarillo en la percepción de la calidad del huevo", La Revue de l'Alimentation Animale, 524, 1999./ *4: Informe de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) recogido y traducido en LadyVerd, Revista de Salud, Ecología y Sostenibilidad./ MAPA, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Recopilación Legislativa Alimentaria.

 2) Por compasión por los animales de granja.  

Por compasión con los animales de granja, di no a los huevos del nº3Existen más de 300 millones de gallinas ponedoras en la Unión Europea. Alrededor del 75% de ellas están en la actualidad alojadas en jaulas en batería.

Aunque en nuestro habitual antropocentrismo, los seres humanos seamos incapaces de detectarlo, las gallinas son animales muy inteligentes y sociables, que, cuando viven en libertad, desarrollan un amplio espectro de relaciones sociales y conductas muy complejas.

Algunas de ellas son  muy importantes para su bienestar y correcto desarrollo, como la construcción de nidos, el aseo con baños de arena o el subirse en perchas. También necesitan estirar sus alas y hacer ejercicio. Les encanta estar al aire libre y ponerse al sol. A consecuencia de esto, experimentan un gran sufrimiento cuando son encerradas de por vida.

. HACINAMIENTO E INSALUBRIDAD:

Muy lejos de esa situación idónea, las gallinas criadas en jaulas en batería en la UE pasan la mayor parte de su triste vida hacinadas en minúsculas jaulas de 45 x 50, junto a otras muchas compañeras más, apiladas en filas de hasta cinco alturas (a veces hasta el mismo techo) y en hileras interminables, dentro de grandes naves industriales sin ventana, de la longitud de un campo de fútbol.  (Cada edificio puede albergar unas 200.000 gallinas, e incluso más).

Gallinas en batería

Las jaulas tienen el suelo en desnivel, de forma que el huevo ruede hasta una cinta transportadora camino del siguiente paso de producción , y, para optimizar la producción de cada edificio, se encajan tantas gallinas en la misma jaula como sea posible, de forma que cada animal dispone de una superficie similar a la de medio folio de papel.

Esto supone que, sin espacio mínimo para ejercitarse adecuadamente, las aves pasan la mayor parte de su existencia de pie, o, como mucho, acurrucadas sobre un suelo enrejado, sin lecho para tomar sus baños de polvo , ni posibilidad de anidar ni de subirse a una percha, ni tan siquiera de extender sus alas, con todo tipo de secuelas para sus cuerpos.

El desnivel de las jaulas provocará que las heces de unas caigan sobre las otras, el amoniaco y el hedor de estas contaminan el aire, y proliferan las infecciones y las enfermedades, como las graves y dolorosas que el amoníaco produce en la piel al fijarse en el plumaje.

. MATERNIDAD/ OVULACIÓN EN CONDICIONES EXTREMAS:

Para poner sus huevos, nuestras gallinas no podrán disfrutar de la intimidad que, de forma natural, necesitan en un nido construido por ellas; así que tratarán de esconderse bajo las otras gallinas y, tras la puesta, la cloaca roja y húmeda, hinchada, atraerá la atención de las demás, que a menudo encontrarán picoteándola (el rojo es un color imperiosamente atractivo para estos animales) un entretenimiento que puede resultar mortal. El hacinamiento, con la consiguiente falta de higiene, favorece la extensión de enfermedades renales, hepáticas y la enfermedad de Marek -un tipo de cáncer. 

. OSCURIDAD Y LUZ ARTIFICIAL NON STOP:

Foto: @ Martin Usborne, Galería fotográfica de Compassion in World FarmingFoto: @ Martin Osbourne. Galería fotográfica de Compassion in World Farm.

Nuestras gallinas ponedoras no conocen, por descontado, la luz del sol, pues no la verán en toda su vida, pero tampoco tendrán el alivio de la oscuridad reparadora, pues una iluminación artificial permanente se encargará de estimularlas para que pongan huevos sin cesar.

Como resultado de este durísimo cautiverio, perderán las plumas, les crecerán las uñas y se les deformarán las patas hasta atrofiárseles. Las gallinas ponedoras sufren a menudo de osteoporosis y fracturas de huesos, debido a la falta de ejercicio y a que sus cuerpos pierden más calcio en la producción de cada huevo del que pueden asimilar en su alimentación. Según la revista del sector Lancaster Farming,  ´´una gallina gasta al cabo del año en producir huevos una cantidad de calcio superior a la de su propio esqueleto``. La falta de calcio les provoca fracturas óseas, parálisis y la muerte.

. LA MUTILACIÓN DEL PICO, CRUELDAD SIN LÍMITES:

Momento de la amputación del pico. Foto: @ Compassion in World Farming. Huelga decir que en estas condiciones de vida, nuestras gallinas tampoco pueden asearse con sus necesarios baños de arena, ni buscar la comida picoteando o escarbando en la tierra. Esto les provocará una gran ansiedad y estrés y un contínuo picoteo que les puede llevar a herirse o incluso a matarse unas a otras.

Es por ello que a los pocos días de su nacimiento se les mutila el pico con una hoja al rojo vivo, una cruel práctica que también les secciona las terminaciones nerviosas, lo que puede degenerar en anomalías del tejido nervioso. Aparte del dolor (no se les dan calmantes ni anestesia) y molestias que la pérdida de esta parte fundamental de su cuerpo les supone, su comportamiento natural se ve alterado. Algunas, incapaces de comer por el dolor, mueren deshidratadas y con el sistema inmunitario deshecho.

Foto: momento de la mutilación del pico, sin calmantes ni anestesias.

. EL HORROR DE LAS MUDAS FORZADAS:

Gallina víctima de la llamada muda forzadaPero aún hay más. Algunas de estas fábricas de huevos provocan la "muda forzada": se deja a la gallinas sin comer ni beber durante dos semanas, a oscuras, provocando que todas muden (cambien las plumas) a la vez, porque la muda hace comenzar de nuevo el ciclo de la puesta de huevos cuando la producción baja, y así alargan la productividad económica de estos animales. Esta práctica se considera extremadamente cruel, porque hace que pierdan las plumas y un significativo porcentaje (25%) de su peso normal; de hecho, muchas (10%) mueren de hambre y deshidratación.

Foto: Gallina rescatada de una fábrica de huevos con el cuerpo destrozado por este procedimiento. (Altarriba) © Compassion in World Farming.

. UN FINAL TAN TRISTE COMO SU VIDA:

Normalmente, tras un año, a lo sumo 13 meses, de vida en estas extremas condiciones, la gallina ponedora ya está agotada y sólo le resta esperar el “alivio” del matadero. Por lo general, acabará siendo ingrediente de sopas, caldos o productos cárnicos similares de bajo contenido en pollo, en los que su cuerpo puede ir totalmente triturado para que el consumidor no detecte hematomas ni heridas.

Los productores de este tipo de huevos han encontrado en los mataderos avícolas y en los subproductos de gallina una nueva posibilidad para deshacerse de las "gastadas", incluyendo su inclusión en el pienso para animales de compañía.

. LOS POLLITOS MACHOS, A LA TRITURADORA:

pollitos.indeseados.en.la.basuraOtra crueldad sin límites en la cría intensiva de gallinas ponedoras se da en el momento de la selección. Lo primero que se hace en una granja de puesta intensiva es separar a las hembras de los machos (la mitad de los que salen del cascarón), que, por no servir para la industria ponedora, terminan su existencia nada más nacer, arrojados vivos a máquinas con cuchillas trituradoras, a la basura o a cubos con gas. Cada año mueren millones, que tras ser triturados vivos, suelen acabar convertidos en subproductos cárnicos destinados a latas de carne para mascotas.

Foto: Polllitos machos arrojados al nacer a la basura en granja de producción intensiva.

Y todo esto... POR QUÉ??

El objetivo de todo este loco sistema de producción es, por supuesto,  conseguir más dinero en menos tiempo, haciendo lo imposible por lograr que las gallinas pongan una media Foto: Fundación Albert Schweitzer.superior a 260 huevos al año (de 270 a 300), frente a los 20 que sus antepasadas de raza ponían en condiciones naturales, o a los 134 de la ganadería industrial de 1940. Una impresionante diferencia que nos da una idea de las manipulaciones genéticas y ambientales que se han llevado a cabo para duplicar la producción, según Altarriba.

Para más información, ver también:

- VÍDEO DE GALLINAS EN BATERÍA  grabado en España por Compassion in World Farming.

- Fragmento del Documental ´´Earthlings`` sobre la crueldad en las granjas: VER VÍDEO. 

Foto: © Fundación Albert Schweitzer.

 

3) Por tu bolsillo.

Es evidente que la Unión Europea impondrá sanciones y multas a los países que incumplan la nueva normativa. Multas que, como de costumbre, finalmente pagaremos todos los ciudadanos a través de nuestros impuestos. Mientras no tengamos claro si los huevos etiquetados con el nº3 proceden de granjas que se han adaptado a las leyes vigentes mejor rechazarlos que pagar por la ilegalidad y crueldad de estas factorías con nuestros salarios.   

Qué puedes hacer tú?

- COMPRA SIEMPRE HUEVOS ECOLÓGICOS O CAMPEROS:

Como consumidor/a, en tu mano está no comprar huevos o bien rechazar rotundamente aquellos cuya etiqueta -ese sello que encuentras estampado en el mismo huevo (ver cuadro inferior*)- comience por el nº3 y, a ser posible, los del nº2. .

Etiquetado de los huevos, por F. Sternbald. VivaLeBio MagazineFoto: Huevos ecológicos. F. Sternbald. © VivaLeBio Magazine.

El problema, según las organizaciones animalistas, es que la nueva normativa es tan lacia que, a pesar de prohibir las jaulas en batería,  permite otras muy similares, como las  llamadas jaulas ‘enriquecidas’ y las jaulas “en colonia”, sistemas que seguirán comprometiendo seriamente el bienestar de las gallinas ponedoras.

Es por ello que se pide a todo consumidor que decida comprar huevos que exija claramente que sean del nº1 (camperos) o nº0 (ecológicos), dado que en la producción ecológica las gallinas no viven enjauladas y  llevan una vida más natural, se prohíben las mutilaciones de picos, la alimentación artificial y disponen de más espacio para moverse, aletear, escarbar y picotear, subirse en perchas, anidar y tomar baños de polvo.

 Exige a tu supermercado o tienda de ultramarinos que tenga siempre huevos con criterio ecológico (nº 0).

- CONSUME MENOS (O NINGÚN) HUEVOS:  

Yendo más lejos, las organizaciones de liberación animal Libera Ong, Equanimal, AnimaNaturalis o Igualdad Animal (que se oponen al uso de cualquier producto animal , ecológico o no, por seguir suponiendo explotación de los animales),  nos recuerdan también que el huevo no es necesario para nuestra alimentación. Como explica Libera!, ´´ podemos obtener proteínas de otras fuentes, como los cereales, las legumbres o los frutos secos consumidos de forma variada, sin los riesgos para la salud que supone el consumo de huevo (como el colesterol o la posibilidad de sufrir salmonelosis). Y, aunque su consumo no es necesario, en los herbolarios puedes adquirir productos, como hamburguesas y otros preparados de soja, tofu o quinoa, ricos en proteínas.``

Tortilla de patatas vegana, no contiene huevo - ¿Sabes que es posible hacer incluso una deliciosa tortilla de patatas sin huevo? (En la imagen derecha, sin ir más lejos). Abre tu mente. Estamos acostumbrados a usar huevos  en la elaboración de muchos platos, pero existen alternativas para cocinar y comer con verdadero placer sin recurrir a  ellos que no podrías ni imaginar.

Por ejemplo, para hacer tortilla de patatas podemos sustituir el huevo por harina de garbanzo mezclada con agua y un poco de vinagre (o limón). En la página web de cocina Creativegan.net tienes abundante información sobre cómo sustituir el huevo en la elaboración de muchos platos. Puedes fabricarte tú mismo/a harina de garbanzo y el sustituto de huevo -"No Egg" -o bien conseguirlo en herbolarios y tiendas on line de alimentación vegana y vegetariana como Vegania.

- SI CONSUMES CARNE, ELIGE SIEMPRE POLLOS DE CORRAL O DE GRANJA ECOLÓGICA.

- CONSUME SIEMPRE PRODUCTOS Y ALIMENTOS ECOLÓGICOS:

Recuerda que, hoy por hoy,  aunque no consumas carne o huevos, si comes productos de alimentación industrial  no ecológicos (o no veganos), contendrán, con toda seguridad, huevos de gallinas en batería: Hablamos de productos como pasta, bollos, sopas, alimentos prefabricados, etc... donde los huevos utilizados más frecuentemente son del Nº2 y Nº3. 

De hecho, la mayor parte de los huevos que consumimos está oculta en este tipo de productos, incluyendo la tortilla de patata del bar de la esquina.  Pídeles a ellos también– por los animales y por tu propio placer como gourmet- que se pasen al 0. Si te tienen que subir 10 céntimos el pincho, no lo dudes: te los ahorrarás en visitas a médicos o en medicinas.

Un artículo de: F. Sternbald y Cristina Hernáiz.

VivaLeBio Magazine, www.vivalebio.com.

 


 

* SIGNIFICADO DE LA PRIMERA CIFRA EN EL ETIQUETADO DE LOS HUEVOS

Etiqueta de huevo que comienza en 0, lo que significa que es un huevo ecológico. Nº 3: Hasta ahora, HUEVOS DE GALLINAS INMOVILIZADAS EN JAULAS EN BATERÍA (sistema prohibido en la UE desde enero del 2012). Las gallinas viven encajonadas en jaulas en las que NO se pueden mover. Se les corta el pico y se les controla la iluminación para aumentar su productividad, entre otras inenarrables técnicas. De su alimentación, ni hablemos.

 . Nº 2 : HUEVOS DE GALLINAS SEMI-INMOVILIZADAS EN SUELO. Las gallinas pueden moverse - muy limitadamente- dentro de un gallinero normalmente superpoblado. También se les suele cortar el pico, y se les controla la iluminación para una máxima productividad (es decir, se les hace creer que es de día por medio de luz eléctrica para que pongan huevos de forma constante).

. Nº 1: HUEVOS DE GALLINAS “CAMPERAS": Las granjas cuentan con un pequeño corral al aire libre donde las gallinas pueden salir a picotear, escarbar y darse baños de arena. La alimentación sigue siendo, en ocasiones, transgénica y de baja calidad.

. Nº 0: HUEVOS DE GALLINAS CRIADAS EN LIBERTAD, AL AIRE LIBRE Y ALIMENTADAS CON PIENSOS, GRANOS, ETC. ECOLÓGICOS (EN LA IMAGEN); Las instalaciones son similares o superiores a las granjas de gallinas camperas, pero las aves son criadas con alimentos libres de transgénicos, sustancias químicas, antibióticos, etc.   En la producción ecológica se prohíben, por normativa, las mutilaciones de picos, y la alimentación o manipulaciones artificiales.

Otras fuentes consultadas e imágenes: Compassion in World Farming, Altarriba, Libera ONG, Igualdad Animal, Equanimal,  Fundación Albert Schweitzer, Comisión Europea de Agricultura Ecológica. 

Normativa Europea sobre bienestar animal en la  Agricultura y Ganadería Ecológica: http://ec.europa.eu/agriculture/organic/animal-welfare/husbandry_es

VivaLeBio Magazine, www.vivalebio.com.