Una nueva megapresa, que podrá ser la tercera más grande del mundo, pone en peligro la supervivencia de los pueblos indígenas de la Amazonia

  • Escrito por Survival International / VivaLeBio - vivalebio.com
  • Published in Planeta
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Foto: Survival InternationalSurvival International denuncia que los obreros de la empresa Norte Energia ya han comenzado a despejar terrenos en la Amazonia brasileña para dejar paso a la polémica megapresa de Belo Monte, que, de llegar a construirse, será "la tercera más grande del mundo, amenazando con dañar enormes extensiones de selva y reducir los bancos de peces en los ríos de los que miles de indígenas que viven en la zona dependen para sobrevivir".

Foto: © Survival International.

Este hecho se produce tras la concesión, el pasado enero, de un permiso de instalación parcial para la presa por parte de la agencia medioambiental del Gobierno. Aunque la licencia fue suspendida poco después de ser emitida por un juez que dictaminó que la presa no cumplía con los requisitos medioambientales, la semana pasada, un tribunal de mayor rango anuló dicha suspensión.

En estos dias, cientos de indígenas de varias tribus distintas se han manifestado en contra de la presa, advirtiendo de que, de ser construida, el río Xingú se convertirá en “un río de sangre” y que podría comenzar una “guerra”.

El pasado 2 de marzo, varios líderes indígenas de la Amazonia se manifestaron en Londres frente a la sede del banco de desarrollo brasileño BNDES, fuente de financiación de una gran parte del proyecto.

Según Sheyla Juruna, representante del pueblo indígena juruna de la región de Xingú, tanto la presa de Belo Monte como otras que están en proyecto en la Amazonia "causarán daños culturales, sociales y medioambientales irreversibles. Al invertir en las presas, BNDES está invirtiendo en la destrucción de la Amazonia. Se nos está tratando como a animales: todos nuestros derechos están siendo violados”.

El mes pasado un grupo de indígenas entregó una petición firmada por medio millón de personas aproximadamente a la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en la que se la instaba a poner fin a este “desastroso” proyecto.

Hoy, lunes 14 de marzo, indígenas de la región del Xingú participarán en una gran expedición comunal de pesca como protesta contra Belo Monte.

"Hacen falta más permisos antes de que se pueda proceder a la construcción de la presa", añade Survival.

Como cualquier otro medio o página web, utilizamos cookies para que todo funcione correctamente, desde las estadísticas globales de las noticias hasta la publicidad personalizada. Para seguir navegando debes aceptar su uso. Gracias.