No habrá cárcel para Juantxo y los activistas del clima

  • Escrito por Redacción VivaLeBio - vivalebio.com
  • Published in Planeta
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Digerida la buena noticia de que López de Uralde y los demás activistas de Greenpeace que irrumpieron en el banquete del clima de Copenhague no volverán a prisión, surge una nueva incógnita...

Juantxo López de Uralde y los demás activistas por el clima posan con una pancarta que reza: Necesitamos acción climática ahora más que nunca. Foto:© Klaus Holsting / Greenpeace

 

“Los políticos hablan, los líderes actúan”. Era el mensaje alto y claro  - y hoy bien presente en el alma indignada del 15M-  de la pancarta que Juantxo López de Uralde, por entonces director de Greenpeace España, y otros tres compañeros de organización     -la noruega Nora Christiansen, el holandés Joris Thijssen y el suizo Christian Schmutz- desplegaron ante las narices de un centenar de jefes de estado y las cámaras de la televisión danesa el 17 de diciembre de 2009, durante una cena de gala de la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático de Copenhague en la que lograron colarse camuflados como el ´jefe de Estado de la Madre Tierra`, su esposa, un escolta y el chófer.

Foto: Juantxo López de Uralde y los demás activistas de Greenpeace imputados celebran la noticia aprovechando para recordar que "Necesitamos actuar por el clima ahora más que nunca``. © Klaus Holsting / Greenpeace

La performance no tenía otra intención que gritar al mundo que el tiempo para salvar el planeta de un cambio climático irreversible se agota mientras nuestros dirigentes se dedican a devorarlo en costosos banquetes y otros happenings deluxe sistemáticamente abocados al fracaso ( sin olvidar el pequeño detalle -que por tópico no deja de ser un agravante económico y ecológico de envergadura - de los respectivos jets privados para acudir a los mismos) .

Pero el bofetón en la cara no sentó muy bien a sus excremencias, y nuestros protagonistas fueron invitados a pasar unas vacaciones navideñas muy poco deluxe, con su Nochebuena y Nochevieja incluidas, en la Prisión de Vestre Faengsel de Copenhague, enfrentados a posibles penas de hasta tres años de cárcel y a una multa de cuantía indeterminada, por los delitos de allanamiento de morada, suplantación de autoridad pública, falsificación de documentos, y , por supuesto, el agravante de haber ofendido con su sola presencia a su Majestad Margarita II, la anfitriona de la juerga (sí, la misma a la que Pamela Anderson y PeTA del Reino Unido han escrito recientemente para que deje de presumir públicamente de sus pieles).

Pues bien, finalmente, dado que la condena solicitada por el ministerio público es nimia y que los ´´delincuentes`` ya purgaron su desvergüenza con 20 días de prisión ( en los que Juantxo aseguró que estaban siendo tratados como ´´perros``, y entendemos por ello que no precisamente como perros de Dinamarca o London sino como los de la España profunda ) lograrán evitar una vuelta a la cárcel.

Superada esta durísima prueba, llega la parte más difícil del concurso para nuestro compatriota Juantxo, que, como muchos sabéis, el pasado verano se decidió a abandonar Greenpeace para lanzarse de lleno al ring de la política, desde el nuevo partido verde EQUO, con el que está intentando aglutinar y recomponer el imposible puzzle de siglas verdes que pululaban por las urnas españolas, para estupor y confusión del electorado ecoizquierdista...

Ahora que ha dejado de ser líder de Greenpeace para ser político en Equo, conseguirá nuestro héroe desmentir el eslogan de su propia pancarta :    ´´Los políticos hablan, los líderes actúan``

Por supuesto, sólo el tiempo y el propio Juantxo podrán despejar esta incógnita.  Y esperamos que positivamente, porque ya no nos queda horno para muchos bollos. 

Como cualquier otro medio o página web, utilizamos cookies para que todo funcione correctamente, desde las estadísticas globales de las noticias hasta la publicidad personalizada. Para seguir navegando debes aceptar su uso. Gracias.