×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /home/vivalebi/public_html/vivalebio.com/templates/tx_unity/less/styles

Margin Call, cuando la realidad supera a la ficción

Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Cartel del film Margin CallAlgunas veces, con el plus de autoría que proporciona el hecho de ser también el guionista de la película, un director nos propone, de alguna manera, formar parte de un tribunal popular. En este caso, con éxito, pues, pese a la extensa tradición estadounidense en el cine de denuncia, hacía tiempo que no nos encontrábamos con un film ´´made in USA`` no documental tan cercano a la ´´sucia``realidad como para forzarnos, casi inevitablemente, a tomar partido.

La acción se sitúa aquí en el interior de un banco de operaciones financieras, durante las 24 horas anteriores a su inexorable bancarrota. Margin call (margen de seguridad) es el aviso que se produce cuando la cantidad de dinero necesario en cuenta como garantía para las operaciones efectuadas es insuficiente. Si tus pérdidas dejan tu margen libre por debajo del requerido, tu broker te hará una Margin call y cerrará todas tus operaciones o - de ser posible- agregará fondos a tu cuenta marginal para cubrir y revertir movimientos adversos de precios.

Pues bien, este banco negocia con los tristemente famosos activos tóxicos que, como ahora sabemos, fueron el origen de la crisis financiera cuyas terribles consecuencias seguimos y seguiremos padeciendo. Al constatar, casi de forma fortuita, que la mayoría de sus activos financieros han perdido su valor y que, digamos, han traspasado hace tiempo su margin call, nuestros protagonistas intentarán salvar los muebles vendiendo las acciones a la baja antes de que sus clientes constaten que lo que están comprando también puede abocarles a la ruina. Y todo es cuestión de horas.

Aunque la distribuidora nos lo venda de esa forma, Margin Call no es un thriller al uso. Las respuestas son demasiado previsibles. No se asientan los interrogantes necesarios para crear la intriga. Incluso existe un cierto grado de fatalismo. La sucesión mecánica de los acontecimientos impide que los protagonistas puedan detenerse a establecer sus justificaciones éticas, si las hubiera. Amparados por un marco legal que lo permite, parecen absueltos de antemano.  Sólo uno de ellos aparenta distanciarse levemente del asunto, mientras el Capo, a pesar de la proporción descomunal de las consecuencias de la decisión, da la impresión de tenerlo previamente interiorizado.

Fotogramas de Margin Call C. Chandor, director novel en el mundo del largometraje, maneja delicadamente este material tan sensible, una fría y cruda disección de la sociopatía del universo de las grandes finanzas, apoyado en un excelente reparto -Kevin Spacey, Zachary Quinto, Carla Gugino, Stanley Tucci, Paul Bettany, Jeremy Irons, Demi Moore, Simon Baker- que aporta empaque y credibilidad a unos personajes no extremadamente ricos pero sí con algunos matices muy interesantes, y en unos brillantes diálogos que permiten desplegar un abanico curioso de tonalidades morales, por decirlo de algún modo.

Descartando centrarse en un sólo personaje, en algún socorrido y esperado héroe que nos salve de la psicopatía colectiva de esta manada de tiburones (tan alejados de los intereses y alegrías del común de los mortales como poderosos para  sentenciar nuestros destinos con sus decisiones) , el director nos entrega los hechos sin cocina ni especias,  ni el aliño de los efectos narrativos, convirtiendo al mismo sistema en el protagonista de nuestra historia.  Pero un malo sin antagonista? Efectivamente, así es.

Con la cantidad de información y material en circulación, a Chandor no debió de causarle problemas el trabajo de documentación, pero seguro que algo ayudó el hecho de que su padre trabajara más de 40 años para Merrill Lynch. Tampoco podemos dejar de mencionar ´´Inside job`` de Charles H. Ferguson, el documental que perfectamente podría servir como marco de referencia para esta ficción extraída de la realidad.

El sociólogo y pensador Manuel Castells define el poder como la capacidad relacional que permite a un actor social influir de forma asimétrica en las decisiones de otros actores sociales. De eso trata la película. Y lo hace dividiendo a los “actores” en dos grupos : el del círculo del poder y el de los técnicos, cómplices necesarios para llevar a cabo su plan. Estos dos planos son los que crean el conflicto. ¿Cómo podrán hacerlo y asumir el coste moral y emocional que esto supone?

No será, desde luego, el último film centrado en la crisis financiera, pero esperemos que no se convierta en un género recurrente. Al fin y al cabo en el cine es bueno que podamos identificarnos con los personajes y hacer el ´´transfer onírico``-que decían los de la vieja escuela- para poder embarcarnos en “el viaje conjunto”. Aunque sin duda es un cine necesario, la sensación al salir de la sala es de indignación y desolación.

Fotograma del film Margin CallPor tanto, tras aproximadamente dos horas de deliberación, damos el veredicto: los acusados son y seguirán siendo culpables, sean o no reconocidos como tales. ¿Existe una duda razonable? La respuesta es NO. Sin atenuantes. Lo que en este caso se da es una evidencia razonada. Si comprobamos que nuestra ética individual coincide con una moral pública que ha perdido los principios hasta el punto de permitir y disculpar este tipo de actuaciones, nos encontramos ante un “fail”, un desastre, diría yo, pues a quien debería recluirse en la cárcel hasta su total regeneración es a la propia sociedad, ahora ya mal globalizada, hasta obtener las garantías necesarias para evitar más irreparables desmanes.

Habrá segunda parte? Tal vez sí,  pero no en forma de película.

Una vez más, nos encontramos ante alguien que pretende que reaccionemos tras sacudir nuestra capacidad de indignación. Hecho el juicio moral, debemos actuar. Y sabemós que es algo sistémico. Un médico no puede hacer un diagnóstico a un paciente que necesita una operación y optar por dejarle en suspenso indefinido aunque sea con medicación.

Una última observación : premeditadamente no he utilizado en estas líneas la palabra mercados, tan manoseada y tan fácil de acomodar a determinados intereses.

Título: Margin Call.
Dirección y Guión: J.C. Chandor.
País: USA.
Año: 2011.
Reparto: Kevin Spacey, Jeremy Irons, Paul Bettany, Stanley Tucci, Demi Moore, Zachary Quinto, Penn Bagdley, Mary McDonnell, Simon Baker.
Premios:
2011: Festival de Berlín: Sección oficial largometrajes.
2011: Círculo de críticos de Nueva York: Mejor debut.
2011: National Board of Review: Mejor nuevo director.
2011: Premios Gotham: Nominada a Mejor reparto.
2011: Independent Spirit Awards: Nominada a Mejor ópera prima y mejor guión novel.

Web: http://www.margincallmovie.com