Pierce Brosnan, un 007 desnuclearizado

Share in Menéame
Share in Tuenti
Digg it!
Share in Facebook
Tweet it!

brosnan.wales

No es el tipo de personaje que uno espera encontrarse en una concentración antinuclear con la chapita amarilla en la solapa. Pero el ex-007 y caballero de la orden británica Pierce Brosnan lleva décadas compaginando sus éxitos en taquilla con un papel protagonista en  la escena medioambiental. Y no de boquilla, lo suyo es auténtico.

Junto a su esposa, Keely Shaye-Smith, el actor irlandés ha defendido fieramente a los mamíferos y ecosistemas marinos, desde ong’s como OCEANA,  The Whaleman Foundation o los Sea Sheperd de Paul Watson, librando batalla contra la Marina estadounidense para lograr modificar el sistema de ultrasonidos que utilizan en el 75 por ciento de los océanos y que causa la muerte de cientos de ballenas, delfines y leones marinos, entre otras especies; o prestando su imagen para la campaña de IFAW (Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat) contra la caza indiscriminada de ballenas.

Nucleares no, gracias

En los 90 se posicionó junto a Greenpeace por el fin de las pruebas atómicas, animando a 60 congresistas norteamericanos a boicotear el discurso pronuclear del presidente francés Jacques Chirac. En el 97 recibió el Premio al Líder Medioambiental de la Cruz Verde Internacional de la mano de Mikhail Gorbachev, en 2007 el Goldene Kamera Award y ,en 2008, sus generosas donaciones (de más de 1 millón de dólares) a la causa ecologista le valieron la entrada en el National Environmental Hall of Fame.

Se ha construido una casa 100% ecológica en Malibú, con paneles solares y turbinas eólicas. Y en su página web, explica sus argumentos para abogar por el desarme nuclear: “Tenemos el poder de destruir la vida en la tierra, pero nadie tiene el derecho. Las armas de destrucción masiva deben ser destruidas.”

Una convicción que le llevó a firmar en el 2000 el “Llamamiento a una Seguridad Responsable - y a conseguir la adhesión de otras celebridades de Hollywood, como sus colegas Michael Douglas o Harrison Ford- o a enviar, en 2002 , una carta al Primer Ministro irlandés incitándole a liderar el desarme antinuclear internacional.

Más recientemente, presentó el Alan Cranston Peace Award a la congresista Nancy Pelosi en nombre del Global Security Institute, la organización con la que más ha colaborado en este área. Todo ello compaginado con una intensa labor animalista y ecologista en asociaciones como Save the Elephants, The Jane Goodall Institute, Social Compassion, etc.  y humanitaria desde su puesto de embajador de Unicef Irlanda o de defensor de los derechos de las mujeres ( lo que le valdría, en 2009 , el Premio al Activismo de la ong feminista Peace Over Violence de Los Angeles).

Transgénicos tampoco

Con este curriculum combativo, nadie duda de que el irlandés puede permitirse ofrecer en su página oficial su listado de "10 cosas que puedes hacer para ser ecológico/a" (incluyendo entre ellas, comer alimentos ecológicos y libres de transgénicos) o contestar a la pregunta “Qué le diría a alguien que quiera cambiar el mundo? “ que le plantean sus fans:

´´Le diría que hay cuatro cosas que todo individuo puede hacer y que son básicamente la definición de ciudadanía. Primero, informarse. Encontrar buenas fuentes de información, cuestionarse lo que se lee y escucha en las noticias. Segundo: dar el paso. Hacer saber a los demás sus opiniones en cuestiones que le importan. Tercero: implicarse. Escribir cartas, visitar a los políticos en sus oficinas y hacerse voluntario. Por último: apoyar. Si tienes los medios, apoyar a la gente y a las organizaciones que luchan por marcar la diferencia. Cada pequeña aportación puede ayudar a las organizaciones no gubernamentales que están lidiando para poner su experiencia al servicio de los demás``.

Como cualquier otro medio o página web, utilizamos cookies para que todo funcione correctamente, desde las estadísticas globales de las noticias hasta la publicidad personalizada. Para seguir navegando debes aceptar su uso. Gracias.