Una fotografía con un antes y un después

  • Geschrieben von Julio Ortega Fraile
  • Published in 4 Patas
Share in Menéame
Share in Tuenti
Digg it!
Share in Facebook
Tweet it!


La doberman Cinnamon lame el rostro del bombero Jeff ClarkDe tantas y tantas fotografías vinculadas al animalismo como existen y he contemplado,
unas crueles, en las que el espanto trasciende los límites de las siluetas y cada color intensifica la atrocidad; otras tiernas y esperanzadoras, capaces de arrancar sonrisas cuando todavía no se han secado las últimas lágrimas derramadas; algunas sorprendentes, porque nos demuestran que la posibilidad de aprender no se cierra jamás por más larga que sea nuestra vida, y siempre, siempre motivo de reflexión para aquellos cuya mente no es una senda estrecha en la que sólo caben ellos mismos… De todas ellas, ésta sigue siendo para mí la más especial, por lo que transmite, por lo que enseña y deja adivinar, por los instantes anteriores a ser tomada que todavía son presente en la imagen, por lo que contiene de un futuro diferente, anhelado y posible, convertido en razón de una lucha diaria.

La foto del bombero Jeff Clark recibiendo un lametón de la doberman Cinnamon tras acudir a su rescate en un incendio, tomada por el fotógrafo Patrick Schneider, del Charlotte Observer, en 1999, ha dado la vuelta al mundo. Hoy es la favorita de nuestro compañero Julio Ortega.  

El gesto de profundo cansancio de ese hombre no alcanza a encubrir su expresión de felicidad. El lametón de la perra, tal vez limpiándole, acaso acariciándole, pero seguro que agradeciéndoselo, habría conseguido que Darwin llorase de alegría cuando trataba de explicar que los animales sienten emociones. Y la historia que esconde esa décima de segundo eterna puede abrir un mundo nuevo a los sentidos y las actitudes de quienes, ciegos y sordos, escogieron también la mudez para transitar más cómodos por el camino angosto que antes nombraba.

Esta fotografía, “mi” fotografía, porque siempre la llevaré en la mente y en el corazón, la fotografía que creo que a todos aquí nos entra por los ojos para instalarse en nuestro estómago y lo hace desgarrándonos pero, por una vez, sin que esa sensación nos procure angustía sino un intenso bienestar, además de volver a demostrarme que los animales son dignos de tanto respeto y admiración como el más respetado y admirado de los seres humanos, me ayuda en cada ocasión que la veo a recordar que si entre los miembros de nuestra especie están los miserables responsables del sufrimiento y de la muerte de estas criaturas, también a ella pertenecen personas extraordinarias como este bombero, capaces de devolvernos con una sola mirada a su coraje y empatía la fuerza y la esperanza en una batalla en la que nunca hemos de rendirnos, porque un solo roce de la lengua de esa dóberman compensará todo el riesgo, todos los sinsabores y toda la angustia que ser animalista entraña.

A buen seguro que no habrá honores ni medalla al valor que representen para ese hombre ejemplar una ínfima parte de lo que tuvo que sentir ante la gratitud de aquella madre a la que salvó con los cachorros en su vientre. ¡Y que haya canallas que los torturen hasta la muerte! En su crimen está buena parte de su castigo, porque jamás podrán experimentar la inenarrable satisfacción de ayudar condenados como están al perverso afán de destruir.

Julio Ortega Fraile es escritor, delegado de la asociación animalista  Libera! , autor del blog "Maltrato Animal, Un Crimen Legal" y fundador de la Plataforma Manos Rojas por la abolición del Toro de la Vega.

Como cualquier otro medio o página web, utilizamos cookies para que todo funcione correctamente, desde las estadísticas globales de las noticias hasta la publicidad personalizada. Para seguir navegando debes aceptar su uso. Gracias.